Propiedades del aceite de rosa mosqueta

propiedades del aceite de rosa mosqueta

La rosa mosqueta contiene un gran número de componentes que ayudan a mantener la salud. Su aceite es rico en ácidos grasos omega 3, 6 y linoleico, antioxidantes y vitaminas A, C, E y retinol. También es rico en carotenoides, los cuales ayudan en la prevención del cáncer. Gracias a estos nutrientes proporciona los siguientes beneficios:

  1. Retrasa el envejecimiento y previene las arrugas: gracias a su alto contenido en antioxidantes, el aceite de rosa mosqueta es un gran aliado en el combate contra las arrugas. Estudios clínicos demuestran que estimula la producción de colágeno lo cual regenera la piel.
  2. Ayuda a combatir las estrías y las manchas: el aceite de rosa mosqueta ayuda a aclarar las manchas y a mejorar el tono de la piel. También reduce las estrías ya que su alto contenido en antioxidantes produce colágeno, que protege de los daños del sol.
  3. Mejora los síntomas del foto-envejecimiento: la exposición solar es la principal causa del foto-envejecimiento. El aceite de rosa mosqueta combate los síntomas como las manchas y las arrugas gracias a sus ácidos grasos y sus antioxidantes que mejoran el tono y el color de la piel. Además es ideal para aplicar después de una prolongada exposición al sol pues alivia las quemaduras del sol.
  4. Elimina la resequedad de la piel: al ser rico en vitamina A, el aceite de rosa mosqueta humecta la piel y le da elasticidad al tiempo que compensa la pérdida de agua y colágeno de la piel.
  5. Alivia las cicatrices de heridas y quemaduras: según estudios clínicos, los ácidos grasos del aceite de rosa mosqueta ayudan a cicatrizar heridas y a aliviar quemaduras ya que regeneran la piel y le aportan elasticidad. Además regula el tono y la textura de la piel gracias a la vitamina A. Se ha demostrado que muchos pacientes con heridas que han usado este aceite han experimentado mejoría.
  6. Alivia los dolores articulares: según recientes estudios comprobados, la rosa mosqueta es perfecta para aliviar dolencias como la artritis y la osteoartritis. Estudios realizados en Europa han demostrado mejoría en pacientes con osteoartritis tras aplicar el aceite de rosa mosqueta.
  7. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares: un experimento realizado en la European Jornal of Clinical Nutrition ha demostrado que el aceite de rosa mosqueta reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en personas con sobrepeso. Consumirlo como infusión ayuda a bajar el colesterol y mejora la presión arterial.
  8. Puede ayudar a controlar la diabetes: basado en un experimento realizado con ratones se da la posibilidad de que la rosa mosqueta pueda ayudar a evitar el desarrollo de la diabetes.
  9. Fortalece el sistema inmune y ayuda a la circulación: los antioxidantes y los nutrientes de la rosa mosqueta pueden ayudar a fortalecer el sistema inmunológico y a activar la circulación.
  10. Fortalece y repara el cabello: el aceite de rosa mosqueta es un buen aliado en tratamientos capilares, pues regenera la fibra capilar y estimula el crecimiento del cabello. Además previene las canas, le da brillo y lo hidrata.
  11. Ayuda a tratar el acné: varios dermatólogos han demostrado la eficacia del aceite de rosa mosqueta en el tratamiento del acné, gracias a su capacidad para regenerar la piel.
  12. Fortalece las uñas: los componentes del aceite de rosa mosqueta ayudan a fortalecer las uñas de los pies y manos y previene los hongos mientras que las embellece y hace crecer.
  13. Protege de los radicales libres: al ser rico en antioxidantes, el aceite de rosa mosqueta contrarresta los efectos de los rayos UVA y la contaminación ambiental, lo cual ayuda a prevenir el cáncer de piel.
  14. Trata problemas respiratorios como el asma: su alto contenido de vitamina C es efectivo en el tratamiento de afecciones respiratorias como el asma, la tos y la secreción nasal.
  15. Actúa como antidepresivo: además de todos estos beneficios la rosa mosqueta también funciona como antidepresivo, ya que relaja y calma; es laxante, ayuda a la digestión, ataca a la gripe, es diurético y depura el organismo.